PRE FALL 2021 #MISHKABOREAL

Mishka, que lleva dos décadas desarrollando su lenguaje de alquimia y sofisticación urbana, no entiende la moda como una sucesión delimitada por temporadas. Se trata de un estilo único, signado por la inventiva y la versatilidad, que se enriquece a través del tiempo. El cuerpo poético de la marca lo compone una mélange de colores, materialidades, tipologías, listos para romper esquemas en la calle.

 

Iluminada por la aurora boreal, los bosques nórdicos y la practicidad del vestir alpino, este otoño Mishka protagoniza una mutación hacia lo salvaje, reinterpretándolo con delicadeza. Es la versión cosmopolita del todoterreno, cuyos disparadores estéticos admiten tanto paisajes nevados como arquitectura finlandesa, mobiliario dinamarqués o arte expresionista.

 

El métier originario de la firma, la zapatería, adopta rasgos utilitarios. Botinetas de cuero con punta redonda y plataforma tractor se elevan a la par de borcegos acharolados; creepers de inclinación rockera; zapatillas chunky con recortes a contratono; mosqueteras de gamuza; mocasines metalizados; botines con taco trapecio más punta filosa. La funcionalidad se palpa incluso en bailarinas de leather o de ante a ras del suelo, listas para convertir la ciudad en escenario.

 

Aquel pragmatismo estilístico se traslada a las carteras multiuso. Bandoleras de cuero en múltiples formas y tamaños conviven con mochilas de neopreno; riñoneras de nylon con cierres múltiples; cajitas a semejanza de porta cámaras; maxi bolsos con el logo de Mishka en relieve. El espectro cromático de estos modelos evidencia la importancia del color en la colección. Sus bloques de naranja, turquesa, amarillo, orquídea, coral, emulan la viveza de la arquitectura nórdica.

La línea couture también cuenta la estridencia como componente clave del total look: una suma de texturas, volúmenes, largos, que rehúye clichés en pos de una silueta vanguardista. Tejidos artesanales, provenientes de Italia, dan materialidad a tapados sartoriales; chaquetas bomber con forro matelassé; batones tipo kimono. Blends de pura lana integran desde sweaters jaspeados e ítems oversize en piqué, hasta joggings y calzas biker. Géneros tecnológicos conforman una línea water repellent que reúne camperas deportivas; sacos ampulosos; pantalones cargo o siré. Tencels y viscosas italianas aportan tersura a túnicas y camisolas. El cuero se presenta tanto en chaquetas motoqueras como en pants palazzo. Y el denim, siempre clásico, presume calces vintage de connotación sartorial.

 

Todos los elementos de #MishkaBoreal, incluidas las gafas y los accesorios, están pensados para combinarse y recombinarse de forma inédita, generando un mix & match digno del streetwear japonés. En palabras de Marcelo Cantón, director creativo: “Nuestra intención es resolver temas de uso y crear la posibilidad de inventar siluetas diferentes, inesperadas”.

Texto: Matías Tortello

Foto: Julián Giacobbe
Modelos: Victoria Maffeo y Isabella Ferri Soria
Estilismo: Team Mishka
Maquillaje y Pelo: Jesica Baez para Estudio Baez
Producción: Natacha Pacheco
Dirección Creativa: Pardo Estudio

AGRADECIMIENTOS
El Espartano y Adelphi